ARTANOTICIAS - Tu web de noticias en Artà
El Ayuntamiento le ha pedido a la presidenta que lo piense en serio.
Al Gobierno de Francina Armengol le costará comprar Cala Varques en Manacor la mitad de lo que ha supuesto la inversión en Es Canons de Artà
Todo indica que en Manacor en los terrenos que integran Cala Varques en su totalidad, zonas de accesos de Sa Atalaya, las casas de la finca, puede adquirirse perfectamente por 4 millones de €.
AGENCIA MANACORNOTICIAS 28/04/2018 - 08:00:46
No hace falta enumerar todo lo que pasa en este emblemático lugar, lo hemos detallado hasta la saciedad, nuestros internautas están cansados de oír la misma música y tabarra hace décadas y nunca se soluciona nada.

Al Govern de Francina Armengol le costaría comprar Cala Varques en Manacor la mitad de lo que le ha supuesto Es Canons de Artà. El Ayuntamiento ha pedido a la presidenta de la comunidad autónoma que dedique parte del dinero que se recauda de la ECOTASA a comprar esta zona virgen protegida (ANEI). No hace falta enumerar todo lo que pasa en este emblemático lugar, lo hemos detallado hasta la saciedad, nuestros internautas están cansados de oír la misma música y tabarra hace décadas y nunca se soluciona nada.

Es Canons de Artà ha costado a la arcas públicas de Baleares algo más de 8 millones de euros, dinero que proviene de la ECOTASA. Todo indica que en Manacor en los terrenos que integran Cala Varques en su totalidad, zonas de accesos de Sa Atalaya, las casas de la finca, etc, puede adquirirse perfectamente por 4 millones de euros, más o menos. Hace varios meses conocimos dos valoraciones diferentes y ambas indicaban un precio parecido rondando esa cantidad. Eso es un tema que deben hablar los asesores de Francina Armengol y los abogados de la propiedad.

La masificada zona carece de servicios para hacer aguas mayores ni menores, no hay un tope de ocupación, se llenan las bahías de barcos, hay instalados negocios y explotaciones ilegales, almacén de provisiones.

Supimos el año pasado en 2017 que hubo una oferta privada y como consecuencia de la misma y sus posteriores negociaciones nos desvelaron que la propiedad había decidido vender la finca y sus parcelas, las casas. Cada año por primavera viene Cala Varques a la actualidad y cada verano es más difícil seguir protegiendo el entorno. La propiedad se teme que un día ocurrirá una desgracia y todo quedará arrasado: “porque se pernocta, acampan, montan negocios, se habitan las cuevas naturales, y en muchas ocasiones no se valoran los riegos de incendio”, aseguran.

Este año está el añadido que se han cerrado al público entrar por el camino de Son Forteza y los visitantes llegan allí a ambas calas por otros accesos y senderos con mayor vegetación y más peligros. Todo indica que habrá reuniones y encuentros entre las partes para buscar soluciones a los graves problemas, porque no se aplica tampoco el Plan de Usos.

La masificada zona carece de servicios para hacer aguas mayores ni menores, no hay un tope de ocupación, se llenan las bahías de barcos, hay instalados negocios y explotaciones ilegales, almacén de provisiones y mercancías, han montado dos estacionamientos al lado de la carretera con el peligro que supone cruzarla. Cada año tocan madera para que no ocurra una desgracia y la zona deje ser el paraíso actual.

¿Te ha parecido interesante la noticia?

 Sí  No
Reciente
Visto
Comentado